El kamasutra: las poses sexuales.
El Kamasutra es el libro mas conocido en relación con las posiciones sexuales de la pareja. Se trata de un antiguo texto hindú que se ha ido modificando a lo largo del tiempo debido a su reconocimiento como un manual del sexo. A medida que más poses sexuales se encontraban y mas apoyo estas tenían por el público, mayor era su compilación.

 

Posición 1. El acróbata.

El hombre se acuesta recto mirando hacia arriba. La mujer, de igual manera, se recuesta sobre el. Es una Posición muy cómoda si al hombre le resulta difícil mantener su miembro dentro de la vagina. Es la mujer quien realiza todos los movimientos necesarios. Además, el hombre puede ayudar a la mujer a que consiga el orgasmo ya que tiene sus manos libres para poder realizar cualquier movimiento.

Posición 2. El arco.

La mujer se acuesta hacia arriba con sus piernas abiertas y flexionadas. El hombre, toma las piernas de la mujer y las enrolla en su cintura y se coloca entre ellas. El hombre deberá estar arrodillado a fin de que se le haga mas fácil a la mujer. Es una Posición que permite la penetración profunda del pene en la vagina.

Posición 3. El atrapado.

El se encuentra acostado boca arriba mientras que la mujer se sienta sobre su miembro y lleva adelante toda la acción decidiendo cuando comienza la penetración. Ella se sienta mirando hacia el hombre. El hombre puede utilizar sus manos a su antojo y acariciar cada parte del cuerpo de su pareja.

Posición 4. El misionero.

Se trata de la pose realizada con mayor frecuencia. La mujer se acuesta sobre la cama y el hombre sobre ella. Los movimientos son lentos al principio y, después, los pueden ir controlando a gusto de la pareja. Igualmente, el hombre, al estar arriba, es quien lleva el control. A pesar de que a las mujeres les encanta esta pose es la que menos estimulación del clítoris recibe.  

Posición 5. El sometido.

El hombre se acuesta boca arriba y su compañera, al contrario de en “el atrapado”, se sienta sobre su miembro de espaldas a el.

Esta Posición es una de las pocas que permite que la mujer estimule con total libertad el miembro de su pareja.

Posición 6. Juego pasional.

La mujer se tumba boca arriba y eleva una de las piernas. El hombre se arrodilla mirando a la mujer y sosteniendo la pierna levantada. En caso de que la mujer quiera levantar las dos piernas el hombre tendrá que ayudarla y la penetración resultara más importante y estimulante.  

A pesar de que el hombre deba controlar las piernas de su pareja, puede dejar que estas se recuesten sobre sus hombros y así manejar sus manos a su antojo. Además, la mujer tiene completa libertad con sus manos y puede acariciar al hombre por donde pueda.

Para hacer la penetración más profunda, la mujer puede poner una almohada debajo de su torso para arquear levemente su espalda.

Posición 7. La araña.

Ella se acuesta sobre la cama y levanta las nalgas. El hombre, arrodillado entre sus piernas, las toma y comienza a realizar los movimientos requeridos para la penetración. La mujer se encuentra a merced del hombre en tanto a movimientos respecta y el hombre disfruta de ver a su pareja gozar gracias a el.

Posición 8. La carretilla.

Esta es una de las poses mas complicadas a realizar y que requieren de la mujer un mayor esfuerzo. La mujer tiene que dejar descansar el peso de su cuerpo en sus antebrazos y acostar sus piernas en los muslos de su pareja.

Ella se encuentra de espaldas acostada mientras que el hombre toma sus piernas, las apoya en sus muslos y comienza la penetración. El hombre tiene control absoluto sobre los movimientos y puede lograr estimular su miembro a gusto propio.

Posición 9. La catapulta.

La mujer se encuentra acostada boca arriba en la cama. La mujer eleva sus piernas, ellas pueden apoyarse sobre los hombros o con ellas puede rodear las caderas de su pareja. Además, la mujer apoya sus glúteos sobre los muslos del hombre. Recuesta todo su peso en el cuerpo de su pareja y, con la fuerza de sus codos apoyados en la cama o donde sea, realiza el movimiento hacia arriba y hacia abajo. El hombre puede acceder de muy fácil manera al clítoris de la mujer, por lo que resulta beneficioso para los casos de anorgasmia que precisan de una estimulación extra del clítoris.

Posición 10. La fusión.

El hombre se acuesta boca arriba sobre la cama. La mujer se acuesta sobre el, puede estar arrodillada o acostada como un misionero al revés. La mujer tiene un completo control de la actividad para alcanzar el orgasmo y ambos tienen sus manos libres para hacer lo que quieran.

Posición 11. La gran abertura.

La mujer acostada boca arriba con ambas piernas sobre el hombro de su pareja. El hombre presiona sobre el cuerpo de la mujer y comprime sus muslos y los músculos de la vagina.

Es el hombre quien tiene el control sobre la mujer y la eyaculación.

Posición 12. La libélula.

Ella se acuesta boca abajo en la cama. El hombre se acuesta sobre ella desde abajo y despacio acariciándola. Ella levanta una de sus piernas y recorre la cintura de su pareja para que el hombre tenga acceso rápido a su vagina. Generalmente, esta no es una Posición para mantener por tiempo prolongado, sino se desarrolla por un tiempo breve dentro de otro estilo de coito.  

Posición 13. La profunda.

La mujer se encuentra recostada boca arriba colocando los pies en los hombros de su pareja y tirada bien para atrás. EL hombre, por el contrario, se encuentra recostado sobre ella pero como con pose de “foca” y realiza toda la presión contra la vagina de su pareja. La penetración es muy intensa y tanto el hombre como la mujer pueden lograr orgasmos intensos.

Posición 14. La provocadora.

La mujer yace acostada boca arriba con una pierna sobre el hombro de su pareja. El hombre se encarga de realizar todos los movimientos y, además, de cambiar cuando le sea necesario de pose. Por ejemplo, es una excelente pose para ir variando con cualquiera de las de las piernas arriba y con el misionero. En esta pose, la mujer no puede besar a su pareja por lo que, de quererlo, debe de bajar la pierna y continuar con otros movimientos.

Posición 15. La salvaje.

La mujer se coloca en cuatro patas y el hombre la sostiene por atrás. Es muy excitante para el hombre porque tiene todo el control además de poder fantasear con la penetración por detrás.  

Tanto el hombre como la mujer tienen sus manos libres por lo que pueden acariciar a su pareja; el hombre acariciando sus pechos y la vagina y la mujer el miembro de su pareja.

Posición 16. La somnolienta.

La mujer se recuesta sobre uno de sus costados y el hombre se acuesta por detrás. Ella levanta la pierna que tiene arriba (no la apoyada sobre la cama) y la acomoda sobre las caderas de su pareja. El ubica una de las piernas entre el agujero formado por la pierna que quedo por encima de sus caderas y la acostada. Ella puede estar medio recostada mirando la cara de su pareja y, acariciando con sus manos, su cuello.

Posición 17. Las aspas del molino.

La mujer se acuesta boca arriba con las piernas abiertas y el hombre, boca abajo, se acuesta sobre ella pero mirando para el otro lado. Ella mira hacia los glúteos de su pareja mientras que el solo ve la superficie donde se encuentran acostados y tiene acceso a acariciar las piernas de su pareja.

El control lo lleva el hombre ya que a la mujer le cuesta bastante poder mover algo más que sus manos.

Posición 18. El loto.

La mujer se encuentra recostada boca arriba, el hombre sobre ella. Ella flexiona una de sus piernas entre su cuerpo y el cuerpo de su pareja. El tiene que hacer presión sobre el cuerpo de su pareja. La vagina se encuentra completamente expuesta y la penetración puede llegar a ser demasiado profunda.

Posición 19. La dama.

Es simple. El hombre se encuentra sentado en una silla. La mujer se sienta sobre el y tiene el control completo sobre el coito. La mujer puede abrazar fuertemente a su pareja provocando que ambos cuerpos se unan e intentando alcanzar un orgasmo muy profundo.

La dama es una de las pocas poses en las que el varón casi no tiene que hacer nada, además de que logra acceder a todo el cuerpo de su pareja.

Posición 20. La almohada.

El hombre se sienta sobre la cama apoyado sobre una almohada más bien grande. La mujer se “sienta” sobre el con sus piernas alrededor de su cuello. El hombre tiene que sostener el cuerpo de su pareja para que esta no se vaya para atrás. Igualmente, de hacerlo, el grado de la penetración cambiara pero sirve para que ambos descansen un momento.

La penetración no es profunda, pero, de sufrir eyaculación precoz, es recomendable para los hombres porque no es tan estimulable como para las mujeres.

Posición 21. La amazona.

El hombre se acuesta boca arriba con sus piernas flexionadas y un poco abiertas sobre su pecho. Ella se acomoda en cuclillas sobre el pene erecto y debe realizar todos los movimientos. Como con la pose La almohada, en esta tampoco hay demasiada estimulación en el hombre ya que es la mujer quien controla los movimientos y puede lograr que solo ayuden a estimular en las zonas que mas le gusten.

Posición 22. El molde.

La mujer se acuesta de costado y apoya su cabeza en la cama de forma relajada. El hombre se acuesta por detrás de ella y la penetra por detrás. Esta pose es ampliamente conocida como cucharita. La posición es ideal para una penetración lenta y profunda y es una pose muy aconsejada para aquellas mujeres que les cuesta alcanzar el orgasmo ya que hay una profunda estimulación del clítoris.

Posición 23. La medusa.

El hombre se sitúa en cuclillas y la mujer se sienta sobre sus piernas, ambos pueden realizar el movimiento correspondiente a la penetración. Esta postura es muy intima y permite que ambos se abracen y no se suelten además de aprovechar al máximo los besos.

Posición 24. La sorpresa.

Tanto el hombre como la mujer se encuentran de pie. El hombre toma a la mujer por detrás y la penetra agarrándola de la cintura. Ella se agacha favoreciendo la penetración. En esta ocasión el hombre es quien lleva el ritmo.

El hombre puede acariciar la espalda de la mujer lo que provocara una mayor excitación en ambos.

Posición 25. El arado.

La mujer se encuentra acostada en el borde de la cama. Tiene la mitad de su cola afuera y el hombre se encuentra arrodillado sobre el piso para poder penetrarla. Es muy cómodo para el porque mantiene su miembro horizontal, en el mismo eje que la vagina de la mujer y puede obtener un completo placer visual al contemplar a su pareja gozando. Para evitar cansancio innecesario, el hombre puede permanecer de pie.

Posición 26. El elefante.

La mujer se acuesta boca abajo y el hombre se acuesta sobre ella cubriéndola totalmente. Para que la penetración se logre más fácilmente, es conveniente que ella tenga sus piernas levemente abiertas. El hombre se puede apoyar sobre sus antebrazos y realizar una mayor fuerza durante la penetración. De esta manera, el coito será un poco más fuerte y se logrará una estimulación mas profunda del punto G. El hombre logra placer porque controla el movimiento de su miembro dentro de la vulva.

Posición 27. El pilar.

Ambos se encuentran arrodillados sobre la cama, la mujer se encuentra apoyada sobre los muslos del hombre. Se abrazan fuertemente y es propensa a una gran estimulación con los labios. La mujer puede guiar el pene de su pareja hacia su vagina y ambos pueden controlar los movimientos realizando el coito placentero para los dos.

Posición 28. El sauce.

La mujer se encuentra con el torso en posición vertical se sienta sobre las piernas de su compañero quien se encuentra arrodillado. El hombre tiene que hacer mucha fuerza para soportar el cuerpo de la mujer. Igualmente, ella puede sostenerse con un brazo apoyado contra una pared.

Posición 29. La balanza.

El hombre se sienta al borde de la cama o en una silla. Su compañera le da la espalda antes de sentarse sobre sus muslos. Una vez introducido el pene, la mujer puede inclinarse hacia delante para alcanzar una posición de equilibrio y balancearse sobre el miembro. Para el hombre es quizás una pose medio densa porque debe soportar el peso de su pareja todo el tiempo sobre sus muslos además de ver sus movimientos reducidos.

Posición 30. La cortesana.

El hombre se arrodilla sobre el suelo mientras que la mujer se sienta sobre el borde de la cama mientras es penetrada. Ella puede rodear la cintura de su pareja con sus piernas para que el contacto entre ambos sea mayor. La penetración es bastante profunda y el hombre tiene bastante amplitud de movimiento. Lo único, es aconsejable que el hombre apoye sus rodillas sobre algún tipo de almohada.

Posición 31. La luna.

Se parte de una postura en la que la mujer esta recostada boca arriba con sus piernas abiertas alrededor de la cintura del hombre. Mientras que el, se encuentra sentado mirando a su pareja con las piernas abiertas por el costado de ella. Es una postura de segundo término, entendiéndose por esto, que parte de una postura previa en la que el hombre se encuentra arrodillado y la mujer recostada boca arriba. No tiene mucho movimiento pero es de gran estimulación tanto para el hombre como para la mujer.

Posición 32. La mariposa.

El hombre se encuentra sentado con su tronco vertical y las piernas abiertas mientras que la mujer se sienta sobre su pelvis y realiza todos los movimientos. Ella apoya sus brazos a su costado para balancearse con sus movimientos a fin de no recaer todo su peso en el cuerpo del hombre. Hay que tener un poco de cuidado solo si al hombre le cuesta mantener su miembro adentro.

Posición 33. La tortuga.

El misionero al revés. El hombre se encuentra acostado boca arriba y deja sus piernas un poco abiertas a fin de que la mujer se acueste sobre el y mezclen sus piernas y logren que haya una presión entre el miembro masculino y la vagina de la mujer. Hay mucho rozamiento además de no poder evitar besarse y abrazarse.

La mujer puede contraer un poco su vagina produciendo así que el hombre sienta una leve presión en su miembro y sensaciones placenteras y novedosas.

Posición 34. La unión del águila.

Ambos se encuentran acostados de lado pero viéndose la cara. Ella tiene sus piernas alrededor del cuerpo de el y el la abraza y le acaricia la cabeza y el cuello. El hombre puede doblar ligeramente las piernas para facilitar la penetración. Al igual que la pose anterior, ambos pueden besarse y acariciarse profundamente.

Posición 35. La unión del gato.

Es una pose que se realiza en movimiento. Supongamos que la pareja se encuentra realizando el misionero y desean rodar entre ellos, hay que tener cuidado porque el pene puede salir de la vagina cortando todo acto sexual. Ambos se encuentran frente a frente y giran sobre su mismo eje abrazándose, no se pueden separar. La penetración debe ser lo mas profunda posible. En esta posición ambos dominan la situación y pueden controlar los gustos personales.

Posición 36. La unión de los amantes.

Los dos amantes se encuentran de pie, uno frente al otro. El hombre frota su miembro contra la vulva de su compañera. Después de unos minutos de fricción, la vulva se abrirá naturalmente para permitir una penetración superficial. De ser las alturas del hombre y de la mujer muy diferente, es complicado llevarla a cabo.

Posición 37. Unión suspendida.

El hombre y la mujer se encuentran de pie. Uno frente al otro. La mujer se agarra a la espalda del hombre y rodea firmemente la cintura de su pareja con sus piernas mientras que este la sujeta por las nalgas y la espalda. La mujer puede apoyar su cuerpo contra una pared. A no ser que la mujer sea muy liviana de peso, es muy complicado mantener esta pose durante todo el coito.

 

 




Pregunta:    ¿Cual es el mejor lugar para tener sexo con una mujer?
En Posturas Sexuales - Por: Marco | Esta pregunta tiene 1462 visitas y 2 respuestas

Pregunta:    ¿Cual es la postura sexual preferida para el hombre?
En Posturas Sexuales - Por: Rosa | Esta pregunta tiene 10992 visitas y 3 respuestas

Pregunta:    ¿Cuales son las posturas sexuales mas elegida por las mujeres?
En Posturas Sexuales - Por: Mica | Esta pregunta tiene 11257 visitas y 3 respuestas

Pregunta:    ¿que postura sexual me conviene practicar con mi novio?
En Posturas Sexuales - Por: Raquelita | Esta pregunta tiene 1234 visitas y 4 respuestas

Pregunta:    Como practico un buen 69?
En Posturas Sexuales - Por: Manuelita | Esta pregunta tiene 2265 visitas y 3 respuestas

Pregunta:    A mi pareja le duele mucho cuando hacemos el amor.
En Posturas Sexuales - Por: gustabo | Esta pregunta tiene 2915 visitas y 4 respuestas